La nube y la gestión del talento

Es muy interesante observar cómo ha evolucionado la tecnología de la información en los últimos 25 años, particularmente en lo que compete a la gestión del talento, pues el comportamiento de dicho desarrollo emula el mismo desarrollo de la función misma. Es decir, hace 25 años, la gestión del talento, particularmente en nuestra región, se concentraba en resolver las exigencias administrativas de personas. El pago de la nómina, acciones de personal, expedientes y prestaciones sociales representaban la principal (o única) preocupación de los gestores de capital humano.

Con el pasar de los años, los roles enfocados hacia el desarrollo, la colaboración, la productividad y la retención de personas han ido cobrando mayor relevancia, ante la necesidad de las organizaciones de ser más eficientes, productivas y competitivas. De igual forma, la tecnología de información ha pasado de software para nóminas y administración de personal, hacia software para la gestión del talento, lo cual es lógico ante la demanda generada por la misma evolución de la función.

Recientemente, digamos de 5 años a la fecha, se ha presentado un nuevo escalón en la evolución de la tecnología de información para la gestión del talento, siendo que de software instalado localmente, los proveedores de estas tecnologías se están moviendo hacia servicios en la nube. Es decir, el software que antes teníamos instalado en nuestra empresa, ahora se ejecuta directamente desde los servidores del proveedor. De hecho, esta es una tendencia que está aplicando a la gran mayoría de sistemas informáticos de productividad.

Siendo que la tecnología de información evoluciona a gran velocidad, lo anterior tiene la gran ventaja de permitir a las organizaciones mantenerse actualizadas sin necesidad de invertir directamente en recursos tecnológicos, al mismo tiempo que se facilita el despliegue de los sistemas y el acceso a ellos de parte de toda la organización.

Ahora bien, lejos de las ventajas tecnológicas que lo anterior pueda implicar, lo más importante es que esta mayor accesibilidad permite un desarrollo natural de la gestión del talento, pues se presentan soluciones informáticas integrales que ahora se encuentran al alcance de más organizaciones de menor tamaño, lo que antes estaba reservado para grandes corporaciones, dadas las economías de escala que supone este modelo.

Por otra parte, el modelo de nube hace que se tenga mayor conectividad dentro de la organización y fuera de ella, siendo que todas las plataformas de esta modalidad están basadas en la Web. Se incorpora entonces a la gestión del talento el concepto de colaboración y la retroalimentación omnidireccional. La nueva generación de herramientas permite una conexión permanente entre todas las personas de la organización, permitiéndoles aportar ideas, contenido de interés organizacional, discusión de problemas y colaboración en todo sentido. Esto, gradualmente va construyendo una base de conocimiento tan ansiada en las empresas modernas, en donde el conocimiento organizacional está disponible para todos en todo momento y se convierte en una fuente para acelerar la integración de nuevos miembros y para agilizar procesos.

Existen muchas plataformas de gestión del talento disponibles, aunque no todas ofrecen un ambiente 100% en la nube y naturalmente cada una tiene sus particularidades. Las plataformas más reconocidas en la actualidad son Kenexa, Saba, Success Factors y Teleo, de acuerdo al análisis realizado por la firma especializada Capterra (www.capterra.com). En esta lista se destaca la plataforma de Saba Software, Inc. (www.saba.com) la cual maneja la colaboración y base de conocimiento como un componente central y destaca el concepto de retroalimentación omnidireccional.

Para aquellas organizaciones que no cuentan con una plataforma informática enfocada a la gestión del talento, la nueva generación de soluciones en la nube debería ser un fuerte aliciente para dar el paso, el cual cada vez es más importante en la medida los negocios son más dinámicos y la tecnología cambia de forma vertiginosa.

Ing. Juan Fernando Varela
Gerente General
DESISA Consultores